Golf, turismo y gastronomía el mejor resumen de Pamplona

27 agosto, 2018

IMG_2071Del 11 al 15 de agosto, un grupo de golfistas y acompañantes se desplazaron hasta la capital de Navarra para disfrutar de una estancia con tres torneos de golf, uno de pitch & putt,  tres visitas para conocer lo más destacado de Pamplona, su casco histórico, sus productos de proximidad  (Bodega Otazu) y su Patrimonio. El sábado se disputó el primero de los cuatro torneos, para aquellos que querían quitarse el gusanillo o estirar un poco después del viaje. Los primeros 18 hoyos fueron en el recorrido de Pitch & Putt Lizaso, donde los mejores jugadores fueron Pilar Montero en categoría femenina y Jaume Grau en categoría masculina.

A lo largo del día jugadores y acompañantes fueron llegando al Hotel Tres Reyes, situado en el corazón de la ciudad, donde realizaron el Check – In y se acomodaron en sus habitaciones. Por la tarde, con la totalidad del grupo ya alojado, se realizó la charla de bienvenida donde los integrantes del grupo pudieron conocerse o reencontrarse con compañeros de viajes pasados, y conocer el programa y la organización logística de los próximos días. IMG_2100Una vez finalizada la charla, se realizó una visita guiada por el casco histórico de la ciudad, iniciándola a pie desde el mismo hotel. Destacando la actuación del guía acompañante quien transmitió su pasión y conocimientos a todo el grupo, donde la mayoría de asistentes coincidieron en recalcar que, pese a haber visitado Pamplona de diversas ocasiones, nunca habían conocido los rincones, pequeños detalles e historia de la ciudad y hubieran seguido siendo totalmente desconocidos a no ser de optar por una visita guiada.

El domingo se disputó el primero de los tres torneos de golf, en el recorrido del C.C. Señorío de Zuasti, prueba disputada en modalidad individual stableford. En cuanto al juego, Gloria Mas y Pilar Montero fueron las mejores féminas en handicap superior e inferior, respectivamente, mientras Francisco Cedo y Pere Segués hacían lo propio imponiéndose en las categorías masculinas. Cuando la totalidad de participantes finalizó su recorrido, jugadores y acompañantes se reunieron en Palacio de Zuasti para comer todos juntos y degustar el cochinillo al estilo Navarro. Después de la comida, el grupo se dirigió a las Bodegas Otazu para realizar una visita con cata incluida, cabe decir, que dicha visita se produjo con un leve retraso debido a la curiosa anécdota de que todos los integrantes se iban siguiendo unos a otros, pero ninguno estaba ejerciendo de guía.

IMG_2119El segundo torneo se disputó el lunes en Ulzama Golf, en primera instancia los jugadores se desplazaron en autocar hasta el campo de golf para disputar sus partidos en modalidad Fourball Stableford. Las parejas ganadoras fueron las compuestas por Enric Fernandez y Javier Ferrer en handicap inferior, por otro lado, Pilar Monturiol y Francisco Cedo vencían en handicap superior. A las 13.30h, hora prevista de finalización del torneo, los acompañantes llegaron al Club para comer en el restaurante del propio campo la totalidad del grupo, antes de partir a la siguiente visita. En esta ocasión se visitó el Castillo de Javier, Patrón de Navarra, posteriormente el Monasterio de Leyre donde pudieron escuchar cantos gregorianos en directo.

El martes, con una considerable bajada de temperaturas y todos los jugadores ataviados con el polo del evento, se jugaron los últimos 18 de los 54 hoyos de esta estancia, en el recorrido del Club de Golf Castillo de Gorraiz bajo modalidad medal play individual. Donde Maribel Saquero recibió el trofeo de ganadora en handicap inferior (cediéndolo Pilar Montero por la imposibilidad de acumular trofeos) mientras Pilar Alguacil se imponía en handicap superior, en categorías masculinas José Manuel Pascual vencía en handicap inferior y Antoni Pijoan se adjudicaba el handicap inferior.P1090259-1

Tras una tarde libre para el descanso, o para realizar las últimas visitas, se realizó en el propio hotel la cena de despedida, donde se hizo palpable el buen ambiente reinante entre todo el grupo, donde los “más afinados” recibieron su trofeo que les acreditaba como ganadores y los “menos inspirados” tuvieron que conformarse con el sorteo de regalos entre todos los participantes. El miércoles, tras despedirse de los viejos amigos y las nuevas amistades, los integrantes del grupo emprendieron el camino de vuelta a casa.